Parenting Now!

El autocuidado y las amistades

La crianza, el autocuidado y las amistades

A pesar de las exigencias propias de la paternidad, y debido a ellas, el autocuidado es esencial para todos los padres de familia. Si no te cuidas a ti mismo, no tendrás mucho que dar a tus hijos o a los demás. Por muy difícil que sea encontrar tiempo, todos necesitamos dormir bien, comer, hacer ejercicio, tener tiempo de tranquilidad o, si estamos en una relación, pasar tiempo con nuestro compañero o cónyuge.

También necesitamos tiempo para pasar con amigos, tal vez incluso más que antes de que llegáramos a ser padres. Las conexiones sociales hacen una gran diferencia en tu capacidad de recuperación como padre y, a menudo, proporcionan una perspectiva muy necesaria. La crianza de los hijos trae muchas alegrías, pero también trae estrés y desafíos. Tener amistades con quienes hablar, jugar, llorar y reír es una parte esencial del autocuidado.

Las nuevas amistades…

A pesar de tener menos tiempo desde que te convertiste en madre o padre, todavía tienes algunas oportunidades para crear nuevas amistades.

Los grupos de padres de familia son un buen lugar para hacerse de amistades nuevas con otros padres que a menudo tienen niños de la misma edad que el tuyo. ¿Quiénes podrían sentirse más fascinados por los juguetes de tu bebé o la risa de tu hijo que otros padres? Algunos padres de los grupos de Parenting Now! han continuado reuniéndose por más de 30 años después de haber terminado sus programas. ¡Algunos de ellos hasta están compartiendo historias sobre sus propios nietos!

También puedes conocer nuevos amigos cuando llevas a tu hijo al parque, a su clase del preescolar o a la hora de la lectura en la biblioteca.

Tiempo para los viejos amigos…

Los amigos que llegan a tener familia al mismo tiempo que tú,  tienen una razón más para conectarse.  Es posible que ellos mismos sientan que es difícil conectarse con sus viejos amigos, ya que todavía no se han convertido en padres de familia (¡y los que no son padres pueden sentirse de manera similar acerca de los amigos que ya son padres!).

Aunque tus amistades y tú tenían horarios bastante llenos antes de ser padres, había momentos en que era muy fácil decir-  Nos vemos en el café después del trabajo, o quedarse a conversar hasta altas horas de la noche.    Puede que esto siga pasando en ocasiones, pero es rara la vez en que puedan hacerlo al momento que se les antoja, especialmente ahora que tienes un bebé. Cuando tu bebé está dormido, si no estás tratando de dormir tú también, es posible que aproveches esta oportunidad para terminar de hacer el lavado de ropa, limpiar la cocina o aprovechar el tiempo para estar a solas tranquilo.

Tus amigos que no tienen familia platican de las últimas películas que vieron- precisamente cuando tú no tienes tiempo de ver ninguna. Es muy posible que las amistades que no tienen hijos se sientan tan fascinados, como lo estás tú, porque tu bebé ya pudo darse vuelta por sí mismo por primera vez. Puede que tampoco quieran escuchar lo cansado que te sientes porque a tu bebé le dio cólico toda la noche.   Con esto podrías sentirte bastante excluido.

Pero…

Pueden convertirse en los grandes tíos y no sólo ser buenos modelos a seguir, sino también ofrecerte un descanso cuando salen de paseo con tu hijo.

Todo cambia

Conforme vayan creciendo tus hijos, sus necesidades cambiarán y tus responsabilidades cambiarán también. Comenzarán la escuela y tendrán sus propios amigos y actividades que realizar. También tú tendrás oportunidades para pasar tiempo con tus amistades.

Amigos, amigos y más amigos

Las amistades son una parte esencial del autocuidado para todos los padres de familia. Como dice una vieja canción, “Haz nuevos amigos y mantén tus viejas amistades, los primeros son plata y los segundos son oro.” Te alegrarás de haberlo hecho y por ello serás un mejor padre de familia.