Parenting Now!

¡A poner atención!

Qué emocionante es ver a tu bebé crecer. Es un poco más independiente, capaz de concentrarse en una actividad en particular, e incluso entretenerse durante períodos cortos de tiempo. Independientemente de que esté creciendo, tu peque necesita mucha de tu atención. Todos la necesitamos. Los niños necesitan recibir atención para poder sobrevivir – sin ésta, no serán capaces de desarrollarse de la manera adecuada.

Al dar atención a tu peque, le demuestras que le amas – además, satisfaces una necesidad importante para su crecimiento y desarrollo.

Falta de atención

Los niños que no reciben una atención apropiada pueden desarrollar problemas emocionales, intelectuales y aún problemas físicos.

El peque que no recibe atención de manera regular, puede empezar a comportarse negativamente, por ejemplo puede comenzar a hacer pataletas o a pegarle a otros niños o a los animales. Este comportamiento no hace de tu niño “un niño malo”, tampoco trata de ser manipulativo. Lo que te está comunicando con su comportamiento es que necesita algo, que incluye su necesidad de recibir tu atención para poder sobrevivir y crecer.

Los niños en edad preescolar o los mayores pueden mantenerse con menos atención por períodos más extensos. Es emocionante, por ejemplo, que a veces puedas cocinar mientras se sienta feliz a la mesa y se pone a dibujar.

Éste es el momento para que le digas cuánto aprecias el que se concentre en su dibujo. Has paréntesis para notar los colores que usa y para darle un beso o unas palmaditas en su hombro. Al darle esta atención positiva, es posible que puedas evitar la siguiente situación.

Atención positiva

Hay un sin número de maneras de asegurarte de que tu peque está recibiendo el tipo de atención que necesita.

Demasiado, demasiado poco o justo la cantidad correcta

No hay manera de darle “demasiado” amor a tu peque.

Negarle o rechazar su atención no le enseña a ser independiente, ni a comportarse positivamente.

Dale mucha atención por las cosas que hace y que te gustan y especialmente cuando esté más grande. Establece también límites claros y las consecuencias naturales de sus acciones. Aliéntale y apóyale a ser independiente – lo que incluye darle atención positiva. Crearás un hogar más tranquilo ahora y será la base de una mejor relación a futuro.