Home » Parenting Now Blog » A la camita… Los retos a la hora de dormir a tu peque

A la camita… Los retos a la hora de dormir a tu peque

¿Pensaste que las noches en vela estaban reservadas solo para la fase de un peque que acaba de nacer? La mayoría de los padres y madres pueden testificar que en cada etapa habrá interrupciones en el sueño. Uno de cada tres peques menores a 5 años, experimentan problemas a la hora de irse a dormir, los cuales incluyen:

  • Tardar mucho en quedarse dormidos
  • Rechazar la idea de irse a la cama
  • Llorar durante la hora de dormir
  • Despertar durante la noche (por pesadillas o miedos nocturnos)
  • Levantarse de sus camas repetidas veces

La mayoría de los hábitos del sueño son establecidos durante la infancia, y aún los más dormilones, a lo largo de esta etapa pasan por problemas similares a los anteriores. Pero, a pesar de todo, hay esperanza para llevar al peque al país de los sueños!

Preparándose para ir a la cama

Con los peques es realmente útil seguir una rutina pues les ayuda a saber lo que viene a continuación. Entonces establece una, para la hora de dormir, que se ajuste al programa de actividades familiares.

  • Diseña una rutina que tu peque pueda seguir. Por ejemplo:
    • Ve al baño
    • Cepilla tus dientes
    • Da las buenas noches a la familia (¡a las mascotas también!)
    • Lee un libro
    • Ve a la cama a la hora acordada
    • Quédate en la cama hasta la mañana siguiente
  • Treinta minutos antes, recuérdale a tu peque que es casi la hora de dormir.
    • Un apoyo visual es muy útil para las edades más jóvenes, como un pizarrón con fotografías o imágenes que ilustren los pasos que deben seguir para ir a dormir.
    • Durante este tiempo, comienza la rutina de cepillado de dientes y uso del baño.
    • Vuelve a recordarle – cuando se llegue a la marca de 10 minutos-, que el tiempo de dormir está cerca.
  • Toma unos minutos antes de dormir para leer libros o cantar canciones.
    • Puedes hacer también con tu peque ejercicios de relajación, respirando profundamente. A través de esto promoverás la concentración en tu peque para que concilie el sueño con mayor facilidad.
  • Cuando sea tiempo de decir “buenas noches”, hazlo rápido, dulcemente y con decisión. Evita atender más peticiones o quejas.
  • Después, cuando amanezca, ten lista la recompensa.
    • Puedes inclusive preparar una sorpresa especial para el momento en que tu peque despierte, como un juguetito o su desayuno favorito, una estampita o sticker por cada noche que ha seguido la rutina de ir a dormir y que ha permanecido en su cama hasta la mañana siguiente.

Lee mas en lanekids.org

Leave a Comment

Scroll to Top